diumenge, 11 de novembre de 2012

Esquerra Unida s’oposa a l’ERO de VAERSA i mostra la solidaritat amb els treballadors afectats

El dimecres va comparéixer la consellera Bonig a la Comissió d'Economia per explicar-nos els pressupostos. Va reconéixer enmig d'una estranya barreja de compungió i orgull desafiant que no eren uns comptes fàcils de defendre per les retallades que suposaven. Jo vaig traure, entre altres coses, els temes dels Expedients de Regulació d'Ocupació (ERO) pendents a les empreses públiques. Fins aquell moment no n'havien volgut explicar res perquè primer, han dit, calia que ho sapigueren els treballadors. D'acord, però el cas és que els pressupostos ja contemplen una forta disminució de la despesa en personal en aquestes empreses (com VAERSA o FGV). Admetent que no ens donara el número d'acomiadats previstos ni els criteris (cosa discutible així i tot, ja que es troben implícits als pressupostos), el mínim esperable era que assenyalara com estava previst que afectara als diferents serveis que presten les empreses. Ja us podeu imaginar la resposta: no sols no ens va dir res sinó que, damunt, vam haver de suportar retrets perquè estavem parlant de "persones amb nom i cognoms" que es jugaven el futur. Com si forem nosaltres els qui haguerem decidit acomiadar-los! La caradura dels dirigents del PP té dimensions èpiques...

NOTA DE PREMSA

Torró acusa a Bonig de “falta de transparència” en la gestió

El diputat autonòmic d’EUPV, Lluís Torró, ha indicat que l’acomiadament del 30 % de la plantilla de VAERSA suposa el desmantellament de l’empresa. “El PP fa que els treballadors públics paguen els gravíssims errors de la seua gestió”, ha indicat. Torró insisteix que, com va quedar clar a la compareixença de Bonig sobre els pressupostos, la consellera “actua amb opacitat quan no és capaç de aclarir els criteris i no ret compte del serveis que es veuran afectats”.
 
EUPV ha manifestat la seua oposició a l’ERO que provocarà l’acomiadament de més de 400 treballadors de l’empresa pública VAERSA. Torró ha indicat que les raons adduïdes pel Consell són “genèriques i inconcretes, la qual cosa demostra que o bé hi ha una falta absoluta de criteris o bé un intent del·liberat d’ocultar-los a l’opinió pública”, assenyala Torró.
 
El parlamentari recorda que VAERSA ha anat assumint una sèrie de serveis essencials per a la societat valenciana, especialment en matèria de medi ambient. El Consell, mitjançant el sistema de comandes, ha anat encarregant a aquesta empresa funcions tan importants com elements essencials de la gestió de residus o dels espais naturals, per citar-ne dues de les més importants.
 
Per a Torró, el Consell en general i la consellera Bonig, en particular, haurien d’indicar amb claredat què suposarà aquest acomiadament massiu en els serveis que actualment presta l’empresa i com pensen resoldre els problemes que es presentaran. “Bonig va ocultar del·liberadament aquesta informació a la compareixença per explicar els pressupostos de la seua conselleria en els què ja s’inclou aquesta mesura. No pot seguir emparant-se en els treballadors que van a quedar-se sense feina per la seua culpa per ocultar a la societat valenciana aquesta informació”, ha indicat Torró.
 
EUPV expressa la seua solidaritat amb els treballadors afectats i anuncia que se sumarà a les mobilitzacions en defensa dels llocs de treball. “L’actitud del Consell és covard i injusta, i exigirem explicacions clares i extenses de la consellera en seu parlamentària”, ha sentenciat Torró.

4 comentaris:

  1. Segons informa VAERSA, els criteris que es tindran en compte són els següents:

    • Formación y/o especificidades de gestión en el ámbito territorial en el que desarrollan sus funciones.

    • Criterios técnicos.

    o Acreditación de conocimientos técnicos para el desempeño de las funciones adscritas al puesto de trabajo.

    o Titulación Académica necesaria requerida para el puesto de trabajo.

    o Desarrollo de habilidades profesionales a lo largo de la relación laboral.

    o Capacidad de trabajo en equipo

    o Valoración de la productividad del trabajador.

    o Valoración de las aptitudes y de las actitudes.

    • Ostentar la calidad de Delegado de Personal, o Delegado Sindical.

    • Antigüedad.

    Cal fixar-se per vore que "actitudes" pot amagar intencions fosques. I no especifica com avaluaran ni qui ho farà qüestions com la productivitat, les capacitats i les habilitats.
    En qualsevol cas, acomiadaran bons professionals mentre que els responsables de la mala gestió continuen al capdavant de l'empres cobran sous formidables

    ResponElimina
  2. Exigirem la compareixença immediata de Bonig. Efectivament, les "actitudes" sona a porga de desafectes i introdueix una valoració extremadament arbitrària.

    ResponElimina
  3. 18 años. En 1994 la Conselleria de Medio Ambiente convocó la última oposición de técnico de administración especial grupo A que se recuerda. Este hecho es fácilmente constatable en la Conselleria, donde los funcionarios se mueven en un rango de edad media en torno a los 50 años.
    A pesar de haber transcurrido más de 18 años desde la última vez que nuevos funcionarios especialistas pasaban a hacerse cargo de la gestión ambiental de la Comunitat Valenciana, la avalancha de legislación ambiental procedente de la Unión Europea no había hecho más que empezar. Llego la Ley de Envases, la Ley de Residuos, contaminación atmosférica, autorización de actividades contaminantes, y un largo etcétera, pero el personal era el mismo, con alguna incorporación de funcionarios interinos, que llevan la mayoría más de 15 años en la administración sin haber tenido siquiera oportunidad de consolidar su plaza.
    Entonces, ante la avalancha de legislación de obligado cumplimiento, la Conselleria decidió aumentar su personal sin aumentar el gasto en el famoso capítulo I. Para ello se sirvió de la empresa pública Vaersa para contratar técnicos superiores y administrativos a través de los capítulos II y VI, junto con lápices, folios y grapadoras. A partir de 2000, las mesas de la Dirección General de Calidad Ambiental empezaron a llenarse de personas que no habían accedido a la administración a través de la función pública. Estos técnicos entraban con contratos de obra y servicio, que al principio se renovaban cada año, y cobraban sueldos significativamente inferiores a sus compañeros de oficina funcionarios, aunque la Conselleria pagara por ellos un plus que se traduce en pagas de "productividad" de los altos cargos de Vaersa.
    Sin hacer mucho ruido, estos técnicos precarios empezaron a hacer funcionar la Conselleria. Se autorizaron cientos de gestores de residuos, se implantaron sistemas integrados de gestión de envases, se resolvió la problemática de los desguaces de coches, se empezó a controlar la calidad del aire y los derechos de emisión, se implantaron controles y autorizaciones a las actividades más contaminantes, que son las que componen el tejido industrial más importante de la Comunidad Valenciana, como son las industrias cerámicas, químicas o agroalimentarias.
    Estos técnicos se responsabilizaban de la tramitación de expedientes, asumiendo tareas propias de funcionarios como son la inspección y comprobación de gestores de residuos y grandes industrias contaminantes, la redacción de autorizaciones, la tramitación de recursos, de legislación o de planificación como puedan ser las estrategias contra el cambio climático. En su trabajo diario estaba siempre como objetivo ofrecer un servicio público, sin pretender hacer ver la cesión ilegal de trabajadores que se ha venido produciendo desde que la Conselleria decidió no aumentar su cuerpo de funcionarios.
    Ahora, con la crisis, la Dirección General de Calidad Ambiental decide recortar su gasto, y promueve un ERE en el que va a despedir a estos técnicos que le han dado sus mejores años y han puesto todo su empeño en mejorar la calidad ambiental de la Comunitat, reduciendo la contaminación y agilizando las múltiple tramitaciones ambientales que nos exige Europa. No obstante, esta legislación sigue siendo la misma de obligado cumplimiento, y seguirán existiendo gestores de residuos e industrias contaminantes que requieren de tramitaciones ágiles para poder llevar a cabo su actividad.
    Cuando se consume la salida de estos trabajadores, se supone que los mismos funcionarios que hace 18 años tendrán que asumir esta carga de trabajo. Hay inquietud en el mundo empresarial sobre la incertidumbre que esto supondrá, ya que la falta de personal para atender sus requisitos ambientales puede provocar un colapso administrativo sin precedentes.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Efectivamente, tienes toda la razón. Difícilmente puedo añadir algo a lo que comentas. Montaron un entramado que únicamente pretendía controlar mejor la administración a costa de los trabajadores públicos. Ahora pretenden hacer pagar a estos trabajadores sus errores. La vergüenza es un bien escaso en la política valenciana y, muy especialmente, en el PP. La consellera debía comparecer mañana en comisión pero parece que finalmente no lo hará. Nosotros preguntaremos en el pleno de la próxima semana. Como mínimo que den la cara.

      Elimina